ERM ofrece una solución ideada especialmente para vehículos refrigerados de cadena de frío (Cold Chain): monitorización de localización y temperatura.

La solución incluye un dispositivo de seguimiento StarLink Tracker y hasta cuatro sensores de temperatura que se instalarán en el refrigerador del vehículo y cuya monitorización estará a cargo del sistema de gestión de flotas.